Pedaleando la Costa Brava

 

¿Buscas un plan de desconexión y aventura para salir de lo convencional?
Te proponemos una ruta para disfrutar de toda esa esencia que esconde la Costa Brava, ¡sobre ruedas!

La ruta del Carrilet.

Para los más valientes y habituados al cicloturismo, os proponemos iniciar el recorrido desde Girona y seguir la ruta que os llevará hacia el Mediterráneo, concretamente a la población de Sant Feliu de Guíxols.
Durante el recorrido, podréis disfrutar de una vistas, además de espectaculares, ¡más verdes de la zona. Las que se encuentran en la zona de El Carrilet.
Cuando lleguéis al municipio de Sant Pol de Mar, ¡será vuestro momento de descanso!
Os aconsejamos pasar la noche en uno de los hoteles situados en la playa, ¡y disfrutar de su mágica brisa marina!

A por la segunda etapa.

Entre 30 y 47 kilómetros es la distancia que separa Sant Feliu de Guíxols de Calella de Palafrugell ¡y la que debéis estar dispuestos a recorrer!
Os pondréis con energía rumbo hacia el Norte y pedalearéis en dirección a Palamós.
En vuestro camino, pasaréis por la Platja de Castell antes de llegar al encantador pueblo de Calella de Palafrugell.
En el último tramo que conecta Palamós con Palafrugell, pedalearéis por una ruta verde llamada: “Ruta del tren petit”.

¡Y esto se acaba! 

En esta tercera y última etapa de 37 kilómetros pasaréis por Torroella de Montgrí y L’Estartit, bordeando la costa hacia el Norte. Visitaréis lugares de gran interés cultural como, por ejemplo, Pals y su centro histórico de época medieval. A lo largo de la jornada, os acompañarán por vuestro recorrido humedales y plantaciones de arroz, característicos de la zona y extensas playas de arena fina. La etapa finaliza a los pies del macizo del Montgrí ¡y con magníficas vistas al Mediterráneo para deleitaros!