La Isla Roja, una playa de ensueño 

 

Existe más de un oasis escondido entre los parajes de la Costa Brava que nos deja asombrados y estupefactos.

Hoy hablaremos de la cala d’Illa Roja, una playa escondida en un entorno idílico rodeado de rocas y pinos. Un lugar paradisíaco para relajarse y sumergirse en la profunda tranquilidad de su complexión y sus aguas cristalinas.

Además, si quieres acceder a ella, deberás ir a pie y recorrer el camino de ronda disfrutando de las vistas abismales que ofrecen los acantilados que lo bordean.

Su nombre, Illa Roja, proviene de la gran roca de color rojizo que preside la playa.

A estas alturas, es casi imposible no imaginarse tumbado en la arena, escuchando el suave batir de las olas, admirando la roca rojiza que emerge de las aguas y viendo caer la tarde mientras el cielo se tiñe de rojo.

Y es que, ¡este pequeño rincón es uno de los más fotografiados de toda la Costa Brava! Además, es reconocido a nivel internacional como playa nudista y una cita indiscutible entre las agendas de muchos extrajeros.

Sea cual sea la época del año, sin lugar a dudas, ¡inmortalizarás ese paisaje en tu memoria!