Consejos de seguridad para ir a la playa

 

Uno de los grandes reclamos para vivir la costa es visitar sus playas. A lo largo de más de 150 kilómetros de costa, puedes encontrar playas de todo tipo: pequeñas o grandes, rocosas o de arena fina, ventosas o plácidas, populares o secretas… A pesar de las diferencias, antes de visitar toda playa hay temas que deberías tener en cuenta.

Uno de los grandes reclamos para vivir la costa es visitar sus playas. A lo largo de más de 150 kilómetros de costa, puedes encontrar playas de todo tipo: pequeñas o grandes, rocosas o de arena fina, ventosas o plácidas, populares o secretas… A pesar de las diferencias, antes de visitar toda playa hay temas que deberías tener en cuenta.

 

Localiza el puesto de socorro más cercano

Procura visitar playas con presencia de puestos de salvamento. Cuando llegues fíjate dónde están ubicados y observa el color de la bandera que ondea en ellos. Recuerda que el color verde significa que puedes bañarte sin problemas, amarillo que debes ir con precaución, y rojo que es peligroso.

 

Evitar llevar mascotas

A no ser que sean playas autorizadas para ello, no lleves a tu mascota a la playa. Suele ser motivo de discusión con veraneantes que no esperan encontrar animales en la misma zona en la que toman el sol. Además, pueden ponerte una multa. Si viajas con mascota, ten en cuenta que disponemos de tres establecimiento pet friendly: GHT Balmes de Calella, GHT Neptuno de Tossa y GHT Xaloc, en Platja d’Aro. Nuestro personal te indicará las playas en las que puedes ir con tu mascota.

Usa calzado adecuado

La costa es una zona en la que predomina el terreno rocoso. En algunos casos, quizá te apetezca encaramarte a un espigón para contemplar el paisaje en su plenitud. O dejar atrás la playa y hacer una excursión por un camino de ronda. En estas situaciones, más vale utilizar calzado adecuado para evitar caídas tontas pero que pueden fastidiarte el resto del día.

Dosifica la exposición al sol

Es la regla número 1 de cualquier día en la costa: evitar pasar demasiado tiempo expuesto al sol. En caso de que tengas previsto estar todo el día en la playa, no debes olvidarte de usar crema solar con frecuencia, así como beber agua con regularidad y protegerte con una buena sombrilla. Solo así podrás disfrutar de la costa sin el malestar que causa la insolación. Ah, y zambúllete de tanto en tanto en el mar sin secar tu cuerpo al salir. Así el agua tardará más tiempo en evaporarse.

Evitar las corrientes

En muchas ocasiones, el mar de la costa no es plácido, más bien es agreste, intrincado, salvaje, con corrientes que pueden dificultar el regreso a la orilla de los bañistas. De esta manera, es importante tener controladas las zonas con corrientes y evitarlas. En caso de que seas arrastrado por alguna, no pierdas la calma ni tampoco trates de nadar en contra de ella; te cansarás y será peor.

Evita hacer ejercicio intenso

Los más deportistas ven en la playa un campo de prácticas perfecto. Pero en verano el campo de prácticas debería limitarse a las primeras horas del día o las últimas, pero no en las de mayor calor. Nunca es aconsejable hacer grandes esfuerzos en pleno sol. Así las cosas, runners, gimnastas, surfistas, windsurfitas y un largo etcétera, vigilad con el sol porque una insolación puede dejaros K.O.